5 Tipos de Liderazgo: ¿Cuál me conviene asumir?

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cómo negarlo: vivimos en un mundo en constante cambio. Tras la crisis pandémica, hacerse cargo de esto se ha hecho inevitable; así como preguntarse la mejor manera de mantenerse vigente a pesar del movimiento. ¿Alguna vez te has preguntado qué significa “liderazgo transformacional”?

Es uno de los cinco tipos de liderazgo que conocerás hoy. Desde ya te comentamos que le prestes especial atención, ya que su presencia no se limita al plano empresarial: el liderazgo transformacional es aplicable en cualquier espacio de interacción humana, incluso en gestión educativa.

No existe un camino “correcto” para todas las situaciones (aunque muchas veces se repite el debate entre el liderazgo transformacional vs. el transaccional), pero conocer lo que viene podría darte algunas ideas base para tomar mejores decisiones.

1. El liderazgo autocrático (“Yo y solo yo”)

¿Necesitamos describirlo mucho? Un líder que aplica este estilo concentra todo el poder de decisión en sí mismo. Nada se hace sin su previa aprobación. Manda y hay que obedecer: aplica un liderazgo unidimensional que, por supuesto, se ha ido desterrando de muchas empresas en las últimas décadas.

Podría defenderse la idea que este liderazgo implica “carácter fuerte” y hace que “se logren los objetivos”, pero los colaboradores no son solo personas a las cuales vociferar órdenes y a quienes exigir resultados siempre en subida. Hoy es más valiosa que nunca la adaptabilidad, el buen clima laboral y la reacción rápida a los cambios.

2. El liderazgo transaccional (“Toma tu recompensa”)

Un líder transaccional cree en los estímulos. Se denomina así a este liderazgo porque desarrolla relación con sus colaboradores a partir del proceso de intercambio por desempeño; es decir, otorga recompensas o penalidades a cada miembro, según el desempeño en sus labores.

Como notamos, el cumplimiento de las metas importa más que la satisfacción de un colaborador. Por tanto, es probable que quien aplique este liderazgo sea percibido como alguien impersonal o lejano. Se hace la nula posibilidad de innovar en un espacio que solo premia los aciertos, y se vuelve complicado sostener un régimen de premios si no hay flujo constante de ingresos.

3. El liderazgo democrático (“Todos pueden aportar”)

Este tipo de liderazgo se caracteriza por generar entusiasmo compartido en cada colaborador, priorizando la participación de todo el grupo en la toma de decisiones. Se otorga amplia apertura al diálogo y a las opiniones grupales para que la persona a cargo tome una decisión final.

Si bien se genera un clima interactivo en el trabajo, cabe la posibilidad que, durante la toma de decisiones, algunas diferencias internas se vuelvan infranqueables y ralenticen la solución. Por ello, un líder democrático debe ser un buen mediador, así como promover la escucha y tolerancia entre colaboradores.

4. El liderazgo laissez-faire (“Que fluya”)

En francés, este tipo de liderazgo significa “déjalo ser” y resume bien cómo opera hacia los colaboradores. Esta es una persona que delega tareas de forma no autoritaria, interviene solo cuando es necesario y trabaja con un alto grado de confianza en la experiencia de sus colegas.

A primera vista, un líder así ofrece libertad de decisión y, por tanto, colaboradores a gusto, con menor presión temporal encima, para equilibrar su vida laboral y personal. Sin embargo, para que este liderazgo se sostenga, es indispensable que todo miembro de la empresa responda con el mismo nivel de responsabilidad. Y ese es otro reto.

5. El liderazgo transformacional (“Crezcamos en equipo”)

Podríamos considerar que este tipo de liderazgo también establece una relación de intercambio con sus colaboradores. Pero aquí no se trata solo de premiar los grandes esfuerzos. El líder que lo aplica emplea altos niveles de comunicación para impulsar logros ajenos, y apuestan por una visión compartida y transversal del camino a seguir en la empresa.

Por el grado de empatía en juego, el también llamado “líder transformador” aporta alta flexibilidad a las empresas y un alto grado de motivación para empleados a quienes cuesta tomar iniciativa. Sabe que el bienestar de su equipo de trabajo es crucial para el sano funcionamiento de la organización.

Está en tu poder decidir qué reglas de liderazgo seguirás jugando y compartiendo con tus colaboradores. Te sugerimos prestarle atención a lo que significa ser “un líder transformacional” porque, en esta coyuntura (post Covid 19), su flexibilidad, humildad y capacidad de transformar el potencial individual en desempeño colectivo para el equipo lo hacen indispensable en el mundo laboral.

Toda empresa tiene la posibilidad de optimizar el trabajo y mantener la satisfacción laboral de sus trabajadores. Para lograr este objetivo, Gestión Consciente es una consultora para la Transformación Organizacional. 

Entre los varios servicios que ofrecemos, nos proponemos crear más líderes transformadores, con mayor empatía y capacidad de escucha. Ese es el primer paso hacia equipos más comprometidos y empresas alineadas a su propósito organizacional.

Conoce más aquí: gconsciente.com/servicios/

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Estás buscando transformar tu organización?
EMPECEMOS

Abrir el chat